¿Oración?. Ante la Esperanza Macarena

La otra tarde cogí el “coche de San Fernando” y me fuí, pasito a paso, hasta la Macarena, era la media tarde y la Basílica estaba tranquila, muy tranquila. El sacristán preparaba el altar para alguna ceremonia. Me senté en uno de los bancos delanteros, durante media hora estuve observando tanquilamente el sin fin de detalles de la original vestimenta que la Virgen luce en estos días y tambien de su altar mayor y los del entorno.

Despues, saqué la cámara y sobre la marcha me dispuse a grabar. Conforme iba grabando, por mi mente pasaban un sin fin de recuerdos que a modo de guión estructuraron sobre la marcha el orden de las secuencias que fui grabando, hasta componer esta ¿oración?.

Recordé al inolvidable José Luis de Pablo Romero, hermano mayor en los años previos a la Expo de Sevilla y que murió de forma repentina. La noche que, juntos, acompañados de otros componentes de su junta de gobierno, recorrimos detenidamente la Basílica , en especial el camarin para estudiar una iluminación más adecuada y actualizada, más fría para que no dañara la cara de la Virgen pero sin dejar de ser “cálida”. La Basílica había sido designada como parte del Pabellón de Sevilla en la Expo del 92 y se encontraba manga por hombro, ocupada por andamios pues estaba pintando su bóveda y cúpula, Rafael Rodriguez, pintor que fue tambien del Sagrario de la Parroquia de Valverde.

Me vino a la memoria, ¡Cómo no! el recuerdo de aquellos dias de septiembre de 1995 cuando se me encomendó el montaje -iluminación y sonido- y realización del Acto Liturgico celebrado el día 23 del citado mes con motivo del 400 aniversario de la fundación de la Hermandad. Resultó espectacular cuando el crepúsculo de aquel sábado se fundió con los contraluces que habíamos instalado en la espadaña y vimos subir, poco a poco por la rampa, reflejado en el interior del arco, el majestuoso paso de palio con la Esperanza Macarena.

Por último, rememoré el momento en el que, por invitación del hermano mayor Joaquin Sainz de la Maza, me cupo el gran honor de “portar” durante tan solo unos metros y junto con otras tres persona más, a la Virgen -guapísima- en el trayecto desde su paso hasta el camarin. Esto sucedió el lunes 25 en el transcurso de una sencilla ceremonia a puerta cerrada. Tuve su cara a un palmo de la mía; ¡me cautivó!.

Saludos.

Doria

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: