CABALLERO.

Luis Medina Fernández de Córdoba

Corría el año 1966, en Sevilla, una mañana estando en el almacen de mi hermano mayor, un centro de representaciones desde el que en su calidad de Agente Comercial era delegado de VIETA (Importador para españa de FISHER, MARANTZ, GOODMANS, GARRARD, ETC. primerisimas marcas mundiales de ALTA FIDELIDAD), entre otras firmas de diferentes sectores, paró en la puerta (entonces no había problemas de aparcamientos) un  imponente coche blanco, un Cadillac “Mercury”,  del que descendió un joven muchacho ,  no muy alto, de aspecto y formas deportívas ; mocasines limpisimos, chaleco de cashemir sobre los hombros, era otoño, impecable camisa a rayas, desabrochados los dos botones superiores y mangas largas remangadas hasta el antebrazo, dejando entrever un ancla tatuado en la piel, reloj deportivo vuelto en la muñeca derecha, luciendo  sólo la pulsera de acero y oro.

Soy Luis Medina, estudio en Barcelona donde estoy a punto de terminar Quimicas, tengo un equípo de Alta Fidelidad al que pertenece este amplificador Fisher X 101D, que deseo me reviseís. Los hermanos Francisco y Eduardo Vieta, en Barcelona me han recomendado a tí Diego, Romero ¿Eres tú?, no yo soy Andrés, un momento que  aviso a Diego. Antes de marcharse  dejó su tarjeta donde  estaba escrito; LUIS MEDINA FERNÁNDEZ DE CÓRDOBA,  Marqués de Cogolludo, Palacio de Medinacelis. SEVILLA.  ¡Coño!, nos dijimos.

Corrió el tiempo, las visitas fueron cada vez más frecuentes convirtiendose en amistad. Antes, en 1961,  había coincidido, en el mismo grupo y curso, con su hermano Rafael en Industriales travando una grata relación de compañerismo que luego reanudé , ya casado con Nati Abascal,  en los pimeros “Rastrillos” y posteriormente en mis numerosas  intervenciones en eventos celebrados en Pilatos.

Luis, no respondía el arquetipo de aristócrata común,  el tenía un loock muy de “Seny” catalán. Era próximo, serio pero muy afable, culto e inquieto, con ganas de hacer cosas, nada que ver con el niñato de gente bien sevillano del momento. Convenció, formó, ayudó y se asoció con Domingo Romero (+) para montar la primera Boite de Sevilla; “La Pepa” en la calle Castilla, junto a la O, dando comienzo así, Domingo ya en solitario, a una de las empresas de hostelería (Doña Pepa, Meson del Moro, Real Venta de Antequera, etc.)  puntera  en Sevilla hasta mediados los 90 cuando murió muy joven, hoy su mujer e hijas continúan.

 

El Fonografo.1970

Corrió el tiempo y en septiembre de 1968  abrimos en la calle Asunción 69 de Los Remedios una de las cuatro primeras tiendas exclusivamente de ALTA FIDELIDAD en España; “El Fonógrafo”. Durante un año trabajamos juntos Luis, Sole y después Margara Hafner como secretarias y yo que le auxiliaba en la Sala de audiciones  para después instalar a domicilio.

Hicimos montajes tanto en Boites, casas o palacios. La Reja, La Borboleta, La Moncloba de los Duques del Infantado, el Palacio de la Motilla en calle Cuna, Las Dueñas de los Alba, Torrequemada, San Juan del Hornillo de Juanma Urquijo, los Salvatierra, etc. etc.

 

SALA AUDICIONES

Con el descubrí la musica antigua de Cabezón, Arauxo, etc, y los italianos del XVII era un apasionado de la musica italiana. Juntos visionábamos películas de las cacerias  a caballo y  lanza cuando “Doñana”  aún era privado, y de la Almoraima allá casi hasta Algeciras. Con él conocí los intringulis de la Casa de Pilatos, recuerdo una entrañable cena con Gugui Losada, su novia de entonces, y algunos más rodeados de “Botticelli”, el mayordomo de la Casa casualmente se llamaba igual que yo, nombre y los dos apellidos,lo que se prestaba a bromas. Al día siguiente se embarcaba, cómo todos los años en el “Giralda” con Don Juan, era donjuanista total.

Navegante empedernido, muy buen marino, amante de Punta Umbría, alma durante muchos años de su Club Marítimo.

Un año despues, 1969, vendió su parte en El Fonógrafo -el nombre fue idea suya – donde  continué hasta 1976.

Después nos hemos encontrando esporádicamente aunque sí llamadas de teéfono, vivió en el Aljarafe y en Pilas tenía su base operatíva conservando aún la distribución de “La Luz”,  casi siempre en actos de la Real Maestranza de la que era miembro el Duque de Santisteban del Puerto, estimado amigo Luis, que ayer moría en Sevilla tras apenas veinte días de conocido el fatal diagnóstico. Todo un Caballero.

Mi homenaje es estas imágenes de su Plaza de Pilatos, el Palacio donde aún vive su madre, la nº 2 donde vivió Rafael tomadas hace un año desde el prtal de su casa, intercaladas con la entrada del Viacrucis de 2009 en el Palacio . Marcha funebre autóctona de Sicilia.

Descansa en paz, tus restos quedarán para siempre en Toledo.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: